Lienzo al óleo del siglo XVI de estilo Manierista. Tamaño 185 cm X 135 cm


11 fotos LIENZO AL ÓLEO DEL SIGLO XVI DE ESTILO MANIERISTA. TAMAÑO 185 CM X 135 CM (Arte - Pintura - Pintura al Óleo Antigua siglo XVI)

  • Artikel: 1

    Zustand: Normal (mit normalen Gebrauchsspuren)

    Restaurado hace 20 años.


    Lienzo al óleo del siglo XVI de estilo Manierista.

    Originalmente el lienzo estaba unido a una tabla que hacía de bastidor.

    Hace aproximadamente 20 años el lienzo se ha restaurado, en Madrid. Conservando los colores originales. El marco actual es de nogal colocado al igual que el bastidor actual que es de pino cuando se restauró.

    El cuadro mide 185 cm X 135 cm incluido el marco. El marco tiene un grosor de 10 cm por cada marco. El cuadro sin el marco mide aproximadamente 165 cm de largo  X 115 cm de ancho.

    Representa el instante de Descendimiento no forma parte de las narraciones evangélicas, sino más bien un momento anecdótico. Aquí aparece Jesús bajando de la cruz por medio de los Santos Varones, ayudados por otros hombres. A los pies de Magdalena, mientras que la Virgen, San Juan y las Santas mujeres se encuentran en el lado contrario.

    Está sin firmar. Posiblemente sea una obra de estilo manierista, realizada entre la zona entre Salamanca, Valladolid y Madrid. Es muy posible que esta obra haya sido realizada por la escuela de Fernando Gallego, según varios expertos que la han visto el lienzo, aunque no ha sido certificado.

    -----------------------------------------------------------------------------------------------------

    Pintura manierista.-

    La época del Manierismo es una encrucijada de cambios políticos y religiosos que plantean graves problemas e impiden la pervivencia del optimismo humanista, especialmente en Italia, que se há convenido en el campo de batalla entre la influencia francesa y española; cuyo suceso más grave fue el Sacco di Roma (1527), que tuvo consecuencias lamentables para el arte, al causar la destrucción de numerosas obras de arte y la muerte de ~.gún que otro artista. El violento suceso llegó a hacer exclamar a Erasmo: "no fue la destrucción de Una ciudad sino el fin de un mundo". La reforma protestante agudiza la crisis al poner en entredicho la supremacía de Roma.

    Liberación del culto a la belleza clásica y sus componentes básicos, tales como la serenidad, equilibrio o la claridad.

    En varios casos se trata de la nota opuesta  del período renacentista (claridad/confusión, placidez/tensión, etc...). Este paso se inicia en alguna de las obras de Miguel Ángel o Rafael, los cuales adoptan en su momento las tendencias manieristas.

    Insumisión a la verosimilitud: las obras reflejan una tensión interior que termina en el irrealismo y la abstracción, olvidando la relación obra representada/escenario, tan clara al Renacimiento rafaelesco. Convencionalismo en el color, proporciones y disposiciones o posturas de las figuras humanas pintadas o esculpidas. Los nuevos alientos estéticos coinciden con la época receptiva del racionalismo, cuya huella es evidente en el grado de reflexión, refinamiento y e intelectualismo manierista, Es nota común un virtuosismo en las obras de arte. Sin embargo sorprende el auge que cobró en la misma época la alquimia o la astrología, lo que confirma el carácter desgarrado y contradictorio de la época.

    Características.- El término «manierismo» proviene de maniera moderna (término que profiere de la Vite de Vasari), en referencia a aquellas obras que se decían realizadas a la manera de los grandes maestros del Alto Renacimiento. La imitación de las obras de Leonardo, Rafael y Miguel Ángel hace que se produzcan imágenes artificiosas. En cierto sentido, la propia grandeza de esas obras maestras cerraba las vías a la creatividad artística, y a las jóvenes generaciones no les quedaba sino la imitación. Es un arte propio de la época de crisis, tanto económica como espiritual en el medio de la Reforma protestante; los diversos problemas se ven simbolizados en el Saco de Roma en 1527. Los comitentes no son burgueses, sino los aristócratas, mecenas que deseaban complicadas alegorías cuyo sentido no siempre es claro. Resultaba un estilo inadecuado para el tema religioso, por lo que en la Contrarreforma se optó por otras formas más apropiadas.

    No se intenta representar la realidad de manera naturalista, sino que se hace extraña, un poco deformada, como un capricho. Los cuadros ya no transmiten el sereno orden y equilibrio del Alto Renacimiento sino que se inclinan por representaciones anticlásicas, intrincadas y complicadas en cuanto a su sentido. Los modelos adoptan posturas complicadas. Se las representa de manera desproporcionada, elásticas, alargadas. La perspectiva es infinita. El manierismo resulta refinado y de difícil interpretación, debido tanto a su sofisticación intelectual como a las cualidades artificiales de la representación. La luz no es natural sino fría y coloreada de manera antinatural, lo mismo que los colores: son extraños, fríos, artificiales, violentamente enfrentados entre sí, en vez de apoyarse en gamas.

    ----------------------------------


Hercules

(40)
España (Coruña)
Mitglied seit: 16/06/2002

  Zu Favoriten hinzufügen