Muddy Waters * LP HQ Virgin Vinyl 140g * Muddy Waters Sings Big Bill * Precintado


5 fotos MUDDY WATERS * LP HQ VIRGIN VINYL 140G * MUDDY WATERS SINGS BIG BILL * PRECINTADO (Música - Discos - LP Vinilo - Jazz, Jazz-Rock, Blues y R&B)

  • 50% Rabatt Vorher 29,60 €
    bis Montag, 28. Oktober
  • Artikel: 1

    Zustand: Sehr gut (neu oder wie neu, ohne Gebrauchsspuren)


    Muddy fue un músico muy renombrado de la escena de chicago blues, a su vez, uno de los principales pilares en el sonido de escena; participe de un sonido más crudo, con guitarras eléctricas y de una sonoridad más lejana del típico delta blues de la época. Cultivo sus canciones con excelentes interpretaciones de la mano de Little Richards en la harmónica, contrabajos a la vieja escuela orquestal y pianos charles de un nivel técnico casi que critico para su época.

    Muddy, a parte de tener una voz prodigiosa y carnal, contribuyo inmensamente en nuevas estructuras con la guitarra eléctrica, como el uso del Slide, siendo influencia para posteriores guitarrista de hoy un astutísimo nivel: Angus Young y Jimi Hendrix aseguraron ser influenciados por el sonido de Waters en su tiempo, y muchas de sus canciones fueron inspiradas en este blues man. Por ahí se vislumbran algunos cover de zeppelin “You Shook Me” por ejemplo, y gran armazón del blues británico fue permeado, nuevamente, por Muddy. En cuestión de influencia el tipejo éste no fue cualquier garrapata.
    Muddy Waters Sings Big Bill, o mejor conocido como “Sings Bill Song” fue el primer disco de este estratega del blues. Para la 6ta década, ya la segunda mitad del siglo XX, el blues ya había tomado cuerpo antes de la segunda guerra mundial, Muddy de alguna manera renovó ese blues de antaño y llevándolo un poco más a la tecnicidad del mismo género. Ya que el delta blues, esa desdentada y primera gesta del sonido blusero, aún contenía ciertos vestigios de música pedregosa y sencilla, con la llegada de la postguerra y todo el sonido de chicago por obvias razones se iría amplificando, no sólo en cuestiones liricas, sino en un sonido más versátil y menos “anacrónico” En fin, en el caso de Muddy podemos palpar de manera intrínseca esos elementos de los que hablo en este primer álbum.
    Hablando más de lleno en su sonido. Tenemos pianos con una agilidad impresionante, soltura y cambios de tonalidades en expresiones moderadas, estridentes y acompasadas, con un derroche de pomposidad y pequeñas volutas que van despuntando en hirsutos ritmos agradables. Este es el primer plano de la música del disco. Pasando ahora a la intérprete y anfictiónica “percusión”, esa batería que se aleja de los ritmos africanos, tenues y umbrosos, ahora, con esta propuesta interesante escuchamos resonantes torbellinos, por momentos histéricos, pero sin llegar a tocar la apoteosis impresionista ni nada por el estilo. Pero, admitir con franqueza que en unas canciones escuchamos algo de pentecostés, esos momentos doraditos y calientes.
    Vayamos a la guitarra. Bueno, señores, creo que es delicioso escuchar esos lagartos de solos que nos echamos aquí: una buena dosis de enjutos y pegajosos ritmos antiquísimos, mostrándose mucha personalidad e increíble conmemorativa a la hora de centrar esos pinito, pero trabajados cambios tonales en su guitarruchona. La voz de Waters es muy encajada, creo que no es tan aulladora (Ya saben a que me refiero ¿no?) ni llega a molestar con alaridos, gritillos, vibratos patanes o alguna pseudotécnica “única” de canto. No se me vayan a rascar el ombligo, pueblerinos, ¿eh?... siguiendo, su vos es clásica y con muchos colores dentro de la masculinidad que atribuye su canto; en las partes melodiconas tenemos al negro cándido y amable (Esta clase de canto sería muy rallado para el soul y género venideros) por lo que cabe no hay que subrayar de su voz.
    Pero, ahora, la mejor parte, Ja, si señores: “La armónica”…. Quisiera saber quién es el sujeto, se rumorea que “Little Richard” sea quién sea, mis amiguitas, el tipo que hace los entrecortados, desmenuzados, coléricos, hasta quiméricos y cromáticas armonías se lleva el papelón y la olla de la fortuna. Va marcando y serruchando todo con una pulquérrima presencia dentro del emporio musical. Si ya de por sí la guitarra y el piano hacen el afilado y peligroso camino ni que decir de ese histrionismo despuntado  que la harmónica ejecuta en entradas y salidas, introducciones y fraseos atípicos del empapelado. Faltaría mas, sin harmónica difícilmente esto sería blues. Duele a quien le duela, sóbense sí es así.
    Para no ser tan macarro y sinvergüenza, también aplaudir el labor del contrabajo que se ESCUCHA, no es desbordante y desequilibrado, pero sí está con un abrazo erguido sosteniendo toda la agudeza y chirriantes vueltas por cada uno de los anteriores instrumentos. El rompecabezas tiene su detalle y pierde algo de fuerza, para mí, en el lado b del disco, aunque, me imagino que después de los anales eso quedara en tercer plano y su mención picara la nariz y risa inevitable será.
    En las canciones que más se destaca nuestro querido negroide es en “Just a Dream” donde escuchamos los cadavéricos cambios de ritmo del rock n roll y su sintonía natural con el blues y la inmanencia perpetua e inmemorial que se destaca. “Tell Me Baby” (perdonen el desorden) con que empieza el álbum, se escucha legible y pirenaica, algo rocosa y garbosa. “Doble trouble” con el piano enojada y ojeroso, acérrimos a dejar en ridículo a su padre (La harmonica) se muestra confiado y extremadamente virtuoso; muy recomendable la rolona. “I Feel So God”  tiene malicia, y es donde la harmónica garabatea y se eriza mostrándose seria y chula; jugueteándonos en tramos lisérgicos, orgiásticos y picarescos. Increíble, no chinguen.   
    “Hey, Hey” es la última hora de clases de Waters, sí, ya casi toca el timbre para salir a receso y el muddy nos tiene sembrados con esa moldura, madera y roñes al momento de recitar y claro, sus músicos (Por falta de información me disculpo de no mencionarlos)  que están detrás, no son cualquier oruga envejecida y con ganas de marcharse a su covachas mugrientas. 
    Blues hecho con blues y para el blues. Totalmente recomendado.

    Edición original de 1960 reeditado en 2013 por Dolchess en vinilo virgen de 140g.  Está precintado de fábrica.  

    Sin duda, un álbum imprescindible.


ULALA*MUSIC

(2.767)
España (Zaragoza)
Mitglied seit: 19/06/2007

  Zu Favoriten hinzufügen